lunes, 22 de marzo de 2010

Unknown Pleasures


Me acabo de dar cuenta que la portada del disco debut de Joy Division (y también la camiseta favorita de mi amigo Beto) es también un paisaje adaptativo. Una cartografía compuesta por ondas sonoras que recuerdan a los magníficos mapas de Tolkien, concretamente a las Montañas Nubladas

Portada de Unknown Pleasures (vía The Polis Blog)

Si la representación gráfica me recuerda a la obra literaria fantástica por excelencia, la sonora me substrae a una de mis películas favoritas, Donnie Darko. Dos historias que giran entorno a la caída de un objeto circular, un anillo en la primera, y un motor de avión en la segunda. Estás desencadenan una serie de acontecimientos al igual que las ondas producidas por la caída de una gota en la superficie de un lago. Disco, libro y película tienen un comportamiento caótico parecido al del agua, fluido por antonomasia, y es que las ondas no son perfectamente concéntricas, dependen de las condiciones iniciales del sistema. 

Ondas concéntricas en la superficie de una masa de agua (vía Penguin Lab)

1 comentario: